23/12/2017

Programas Emitidos

IMPRUDENCIA ASESINA II

Memoria por Natalia, Alejandra y Marianella

Se cumple más de un año del accidente en el que murieron las tres militantes de derechos humanos.  El imputado, que conducía alcoholizado y con excesiva velocidad, sería juzgado en 2018.
Galería
Ampliar (2 fotos)

La trágica muerte de las tres mujeres militantes de derechos humanos que ocurrió en diciembre de 2016 enlutó a todo Tucumán y al país con voces de dolor y conmoción por parte de los referentes nacionales de Hijos, Abuelas y Madres de Plaza de Mayo. El hecho ocurrió justamente cuando Natalia Ariñez, Alejandra Wurschmidt, Marianella Triunfetti, Silvia Sandoval y Julia Albarracín volvían en auto de una jornada por la memoria que se había realizado en la Escuelita de Famaillá, el primer centro clandestino que funcionó en el país durante los años 70.

Según la hipótesis de la Justicia, en la tarde del 17 de diciembre de 2016, las cinco militantes de derechos humanos volvían de sur a norte por la autopista Tucumán-Famaillá cuando fueron sorprendidas por un auto Fiat Siena color blanco que venía de norte a sur y en forma temeraria -según los términos de la Justicia-, se cruzó de carril y platabanda, embistiendo de frente el auto Renault Clio que era conducido por Natalia Ariñez.  

El conductor del Fiat Siena era Dante Juárez, de 39 años, quien estaba alcoholizado y venía con exceso de velocidad, incluso no tenía el calzado adecuado para conducir, según la investigación judicial. Uno de los testigos que vio el accidente declaró que Juárez aparentemente quiso evadir un control vial y por ello hizo esa maniobra que terminó con la muerte de tres de las cinco mujeres que venían en el auto. Natalia y Alejandra, que venía detrás de ella, murieron en el acto, mientras que Silvia, Marianela y Julia fueron derivadas al Hospital Padilla. Sólo Silvia y Julia sobrevivieron.

Para el fiscal que investigó la causa, Washington Navarro Dávila, Juárez estaba alcoholizado, manejaba con excesiva velocidad, y tenía total conocimiento de que su accionar era peligroso y, a pesar de eso, aceptó el peligro con total indiferencia e interés sobre las consecuencias fatales. Juárez permanece detenido por triple homicidio con dolo eventual mientras se espera que la Justicia avance en el juicio oral y público. 

Los abogados de las querellas Pablo Gargiulo (familia de Natalia) y Emilio Guagnini (Alejandra y Marianella) dieron detalles del estado de la causa en el programa de Documento “Imprudencia Asesina II”

Siempre PRESENTES!

Natalia Ariñez tenía 40 años, madre de dos hijos y era miembro histórica de la Agrupación H.I.J.O.S. Tucumán. Fue una gran impulsora de los juicios por delitos de lesa humanidad en la provincia y además, una de las referentes de la Red por el Derecho a la Identidad de Abuelas de Plaza de Mayo. Meses antes del accidente, el 24 de junio exactamente, Natalia había declarado por la desaparición de su padre, Jorge de la Cruz Agüero, en el marco del juicio del Operativo Independencia que aún está en marcha. Allí contó cómo pudo reconstruir el secuestro, la huida de su madre embarazada de ella, la solidaridad de sus compañeros y su nacimiento, otra vez en Tucumán, exactamente seis después del secuestro de su padre.

Alejandra Wurschmidt tenía 58 años. Era asesora docente de Andhes y enseñaba Ciencias Naturales con visión del Derecho Indígena,en la comunidad de Amaicha del Valle.

Marianella Triunfetti, “Nella” como le decían sus amigos, tenía 27 años, era estudiante de Ciencias de la Comunicación de la UNT, ayudante en una cátedra de esa carrera y cronista en el Colectivo La Palta.


Recomienda esta nota: